Estaciones de radio

Con el desarrollo de la radio y la gestación de un público hambriento de escuchar , florecieron los primeros capullos de las estaciones de radio y salieron al mercado más y más receptores de todo tipo desde los más lujosos y caros hasta los más sencillos y elementales.

Los contenidos también se fueron refinando y se comenzó a escuchar música grabada y en vivo. El teatro entró a la caja sonora y despojado de corporeidad, desnudó el alma de sus personajes entre el drama, la tragedia y la comedia: Nació la radio novela, y así nacieron galanes y musas que cautivaban con el hechizo de la voz y que cada quien dibujaba en la mente de acuerdo a sus gustos y necesidades. La fuerza de la radio era tal que llegó a crear invasiones de seres de otros planetas ocasionando histeria colectiva y hasta suicidios.grimeton-radio-station-88

La magia de crear mundos imposibles con solo el sonido andaba suelta por en mundo, saltando de receptor en receptor y de cabeza en cabeza. La radio se transformó en el medio de comunicación y entretenimiento de masas por excelencia. De forma avasalladora entró a los hogares y se convirtió en un miembro más de la familia a quien escuchaban con naturalidad.

Cada hogar empezaba el día escuchando el noticiero de la mañana mientras se desayunaba, las novelas o radio-teatros mientras se lavaba o planchaba, en el taller, la tienda, el campo, en el coche, porque a la radio -con la llegada de las baterías o acumuladores de energía- le salieron patas y hasta ruedas.

A través de la radio no solo se informaba a la gente, se le entretenía y se le adoctrinaba, a veces de manera sutil o incluso de forma directa. En la noche era común la música o los programas de entretenimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *