Nacimiento de la FM

Las nuevas tecnologías hicieron posible que la estaciones de radio redujeran considerablemente su tamaño. Las herramientas necesarias para transmitir eran cada vez más básicas: un pequeño transmisor, una antena, un micrófono y una casetera o un tocadiscos. Con estos elementos se podía transmitir a un área local.

Las pequeñas ciudade3057877_a2247c17s comenzaron a tener nuevas emisoras con programación ajustada a gustos y a las edades de su población. Comenzaba también la segmentación de la radio, dedicándose cada una a un tipo de programación. Mientras unas emisoras se dedicaban a transmitir solo información, otras solo transmitían música, otras tenían programas variada y otras se dedicaban a transmitir eventos deportivos.

Paso a la frecuencia modulada

Nace entonces la FM contrastando con la amplitud modulada o AM. Esto le imprime una nueva dimensión a lo que hasta entonces había sido escuchado por los oyentes. La FM o frecuencia modulada le dio a la radio la calidad estéreo, un canal para cada oído que le da al sonido una tercera dimensión.

Pero la revolución real llega a la radio por medio de la transmutación de la tecnología de lo analógico a lo digital, lo que llevó a la desaparición de las bombillas en los circuitos electrónicos y el detector de bigotes de gato realmente se redujo al tamaño del bigote de un gato.

El estudio de radio le dio la bienvenida a la pantallas y el teclado, atrás quedaron la mayoría de los botones, entre otras cosas. La computadora que permite almacenar y editar sonidos y música de una manera inimaginable hasta entonces sustituyó a muchos aparatos. Los estantes de casetes y discos de acetato desaparecen para condensarse en pequeños disquetes y discos compactos , que también son rápidamente sustituidos por pendrives o tarjetas de memoria u otros dispositivos de menor tamaño que los existentes hasta la fecha..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *